domingo, 18 de mayo de 2014

Mírame.

Sus ojos eran dos balas que convertían mi tristeza en la más sincera sonrisa. Sus ojos eran el mar y el cielo perdidos en una playa. Y cuando me miraba... Cuando me miraba me enamoraba un poco más aunque pensara que querer más era imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario