lunes, 2 de junio de 2014

No quiero.

No existe nada más doloroso que pensar que estás haciendo el amor en otra cama, que son otros labios los que gimen, que son otros muslos los que aprietas contra ti.
No quiero imaginar como susurras en su oído que la amas, ni como os perdéis el uno en el otro como si yo nunca hubiese existido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario