viernes, 15 de noviembre de 2013

VODKA.

Me apetece emborracharme, sentir el vodka calentándome los huesos en una helada noche de invierno de medias rasgadas y tacones perdidos. Noches de locura y de compañías efímeras, de amnesias que no quieren recordar.
Llegar exhausta y caer rendida en una cama desconocida.

Y que al día siguiente solo me acompañe la puta resaca y profundamente me inunde la soledad de mi cuerpo desnudo, el rímel corrido y los besos que no se sienten.



No hay comentarios:

Publicar un comentario