jueves, 19 de enero de 2012

6.- Mil lágrimas derramadas

- No creo que te quiera como tú a mí, me he dado cuenta de que el amor que sentía por ti no va más allá de la amistad.- Me contestó intentando cogerme la mano.

Yo simplemente cerré los ojos que se encontraban cubiertos por mis manos. Las lágrimas caían con crueldad... Correr, solo quería correr y escaparme de aquel siniestro lugar en el que se encontraba él. Mi vida en aquel momento carecía de sentido. ¿Cómo que no podría volver a besarle? ¿Por qué mi dedo no recorrería más su espalda? Lágrimas, labios temblorosos, corazones rotos...
Hizo el amago de abrazarme, quizás para consolarme, no se daba cuenta de que era imposible parar mi dolor y menos aún con un abrazo que me hiciera oler su cuello y tocar su piel. Nada se podía hacer ya para reconfortarme.

Me fui, intentaba escapar de mi cuerpo, de mis amargos pensamientos. Le di dos golpes a la pared y me dejé caer encima de ella, me sujetaba, aunque me iba deslizando poco a poco hasta llegar al suelo. Soledad. Angustia. Tristeza.

Mi mente se quedó en blanco. Solo sentía una lágrima caer suavemente por mi cara, resbalaba cercana a mi nariz hasta llegar a mis labios consumidos por la rabia. Mi lengua sentía su sabor, salado, mar, playa, verano y Carlos, siempre Carlos... nuestras miradas cómplices, nuestras sonrisas suplicantes de pasión, nosotros, él, yo y ahora... nada, simplemente recuerdos.


2 comentarios:

  1. Hola :) He estado leyendo tu blog y me encanta como escribes, es genial! Las fotos tambien son muy buenas, tengo muchas ganas de la proxima entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Pronto escribiré más. :)

      Eliminar