domingo, 15 de enero de 2012

3.- Un nuevo comienzo

Me pasaba todo el día llorando, no sabía que hacer sin él... Parecía que toda mi vida no tenía sentido sin sus besos. Estaba sola.
Pasó el tiempo y mi mayor apoyo fue mi mejor amigo, y así lo veía yo, como mi mejor amigo.
Se llama Carlos y era, como explicarlo, especial. Podías hablar de cualquier tema con él que las risas estaban aseguradas. Me pasaba todo el día con él, todo.
Poco a poco me di cuenta de que sentía algo por él, algo muy fuerte e intenté evitar ese sentimiento.
¿Merecía la pena acabar con esa bonita amistad? No.
Lo miraba fijamente, me encantaba, lo quería de otra manera que a mi primer amor, pero de una manera muy especial. Me odiaba por ello.

Nunca se enamoraría de mí, ya que él siempre había estado con mujeres guapas y de esas que gustan a todo el mundo. Sin embargo yo, era del montón, no tenía nada diferente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario